Básicos para sobrevivir la reforma de tu vivienda

Enfrentarse a la reforma integral de tu vivienda intimida mucho. Cambiar un baño o una cocina es un proyecto más abordable, está muy acotado en tiempo, en elementos, en materiales y en decisiones. Para sobrevivir una reforma completa hay que seguir unas premisas fundamentales, definirlas desde el principio y no abandonarlas en ningún momento. Estas son las mías:

1-Conocer TU vivienda y a ti mismo. 2-Conocer el uso si no es tu vivienda habitual. 3-El presupuesto máximo. 4-Cuánto tiempo puedes dedicarle a tu reforma

Cuando tengas esto claro, entonces puedes buscar a un contratista, a un reformista, a un arquitecto, a una empresa de diseño de interiores, reforma integral etc…. Pero hasta llegar a este punto necesitas pasar por los 4 puntos anteriores.

1- Es vital saber lo que representa para ti tu vivienda, cuál es la imagen que tienes de una vivienda ideal. Qué tipo de espacios te gustan, dónde te sientes cómodo, dónde quieres vivir. Aunque el apartamento, el piso, el adosado que necesitas reformar no sea la mansión con la que soñabas, aunque no tenga vistas al mar o sea ese ático de lujo con esa impresionante terraza que salen en las revistas de decoración; siempre se puede trabajar con el espacio que tenemos. Es verdad que un apartamento en un primero de 50 m2 no va a ser nunca un ático de 200 m2. Pero qué es lo que nos gusta a parte de los 150 m2 de más? La sensación de amplitud? La luminosidad? Las plantas?

Cómo nos gusta vivir? Nos gustan las cenas de amigos? Leer en el baño? Bailar en el salón? Cocinar? No molestar a los niños? Trabajar en casa?

Yo me haría una lista con los imprescindibles, siendo realistas claro. Y nunca perder de vista esta lista.

2-Si lo que reformamos es una vivienda que pensamos alquilar, las premisas son las mismas pero pensando en un usuario distinto. Lo importante es valorar qué tipo de espacio es más atractivo según el mercado que queramos atraer.

3-El presupuesto. Sé que es difícil definirlo antes de tener una idea de lo que cuestan las cosas. Pero sí podemos definir cuánto estamos dispuestos a gastarnos. Esto define el grado de reforma que podemos llevar a cabo, define el resultado que podemos obtener. Es decir que es inútil abordar una reforma integral con cambios estructurales y materiales de lujo si tenemos un presupuesto reducido. Podemos pedir algún presupuesto para valorar el coste pero aquí pasamos al punto 4

4-Tu tiempo. Valorar el tiempo que queremos destinar a una reforma es esencial. Si tenemos mucho tiempo libre o disponemos de un espacio de tiempo alargado y no nos da miedo estudiar mucho podemos arriesgarnos y plantear la relación propietario-contratista sin intermediarios. Si por el contrario queremos dedicarle el tiempo mínimo y queremos estar tranquilos invertiría parte del presupuesto en un técnico, ya sea arquitecto, arquitecto técnico o arquitecto de interiores.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s